Saltar al contenido

La piel del paciente con diabetes

La piel del paciente con diabetes
Puntúa este post

Existen diversas clasificaciones para los problemas dermatológicos en los pacientes con diabetes, la mayoría muy extensas; sin embargo, a continuación se describirán aquellas lesiones cutáneas más comunes:

1 – Piel amarilla. Es relativamente frecuente que la piel de los pacientes con diabetes presente coloración amarillenta, mejor apreciada en palmas de las manos y plantas de los pies, aunque no reviste ninguna importancia clínica. Se sabe que el problema se origina cuando los altos niveles de azúcar afectan al colágeno, proteína que de manera natural se encuentra en el cuerpo humano, y es la encargada de proporcionar fuerza a huesos, piel, cabello y uñas.

2  – Dermopatía diabética. Es el problema más común y se debe a la alteración de los pequeños vasos sanguíneos, caracterizada por la aparición de manchas rojizas de ½ hasta 2 centímetros de diámetro, que con el tiempo se vuelven más oscuras y forman pequeña costra. No tienen consecuencias graves, no generan dolor y se localizan preferentemente en rodillas, tobillos, muslos o antebrazos; son más frecuentes en varones que en mujeres. No requieren tratamiento y el control más o menos estricto de la diabetes impide su evolución.

3 – Eritema diabético. Se presenta generalmente en enfermos de diabetes de edad avanzada; consiste en la aparición de áreas rojas indoloras bien delimitadas en la parte inferior de las piernas y en los pies. Una variante de este cuadro es la rubeosis diabética, en donde las manchas surgen en la cara y con menos frecuencia en las manos; en ningún caso existe tratamiento.