Saltar al contenido

Planificación de comidas vegetarianas

Planificación de comidas vegetarianas
Puntúa este post

restaurant_buffet_vegetariano_diabeticos_celiacos_04Hoy en día, muchas personas están optando por la alimentación vegetariana. Las personas que siguen un régimen vegetariano no comen carne (como carne de res, aves de corral, mariscos ni productos hechos con estos alimentos).

Esta alimentación es una opción saludable que vale la pena considerar, pero se debe planear bien. Si escoge una alimentación vegetariana, asegúrese de combinar vegetales, fruta, menestras, granos integrales, nueces y productos lácteos con bajo contenido de grasa (si opta por incluir productos lácteos).

Hay diferentes tipos de dietas vegetarianas. Las más comunes son:

– Vegana — Este grupo no come carne, huevos ni productos lácteos.
– Lactovegetariana — Este grupo no come carne ni huevos. Sin embargo, sí come productos lácteos.
– Ovolactovegetariana — Este grupo no come ningún tipo de carne. Sin embargo, sí come productos lácteos y huevos.

¿Una persona con diabetes puede seguir una dieta vegetariana sin peligro?

¡Claro que sí! La dieta vegetariana es una opción saludable, incluso si tiene diabetes. Los estudios confirman que este tipo de alimentación puede ayudar a prevenir y controlar la diabetes. De hecho, investigaciones de dietas veganas han concluido que no era necesario restringir los carbohidratos y calorías, y que aun así promovían la pérdida de peso y reducían la A1C de los participantes.

La dieta vegana naturalmente tiene un alto contenido de fibra, mucho menos grasa saturada y nada de colesterol cuando se compara con la alimentación tradicional de Estados Unidos. El alto contenido de fibra en este tipo de alimentación puede ayudarlo a sentirse más lleno por más tiempo después de comer y a comer menos, en general. Con una dieta vegana, el consumo de fibra es de más de 50 gramos al día, lo que puede ayudar a disminuir el nivel de glucosa en la sangre.

Además este tipo de alimentación tiende a costar menos. La carne de res, ave y pescado generalmente son los alimentos más caros que consumimos.